EL PROYECTO ECOCENTRO: UNA FILOSOFÍA

DE LA NATURALEZA

 

 

Tania Maestre Rico (profesora de filosofía y jefa de estudios del IES La Serena).

          

            Hace años que nos llegan noticias de gente intentando salvar  las ballenas, bosques amenazados, ríos contaminados, el insalubre aire que respiramos… Desgraciadamente, la mayoría de nosotros hemos recibido esa información y la hemos interpretado en tercera persona, sintiendo lástima por la Naturaleza y creyendo que el destrozo que le estamos causando no se refiere a nosotros mismos.

Quizás, de buena fe u optando por la postura cómoda, decidimos dejar que esos locos ecologistas salvaran las ballenas y otras especies en peligro de extinción, con la idea tranquilizadora de que, incluso las autoridades y sus recientemente creadas unidades policiales para la vigilancia del medio ambiente, podían resolver el problema.

            El asunto ha llegado a ser tan grave que el compromiso de toda la ciudadanía es ahora indispensable para frenar un deterioro de la Naturaleza de tamaña envergadura. Ahora ya nadie puede moralmente delegar en otros la tarea de salvar la casa. De nada servirán nuestros proyectos ni nuestros sueños, de nada servirán las Matemáticas, ni la Física, ni la Tecnología ni el Lenguaje; porque, para colmo, ni siquiera hemos sido capaces de aplicar esos indispensables conocimientos para entender que todos somos naturaleza y que formamos parte de ella como un ente más. De nada servirá que nos llamemos animales racionales ni que vivamos una vida plena de conocimiento y disfrute de ésta. De nada servirá que hagamos deporte y nos alimentemos adecuadamente. Sencillamente porque es imposible; porque no puede haber vida si las tierras se empobrecen, si el agua se contamina, si el aire se hace irrespirable… En definitiva: no habrá salud individual si no hay salud ambiental.

           

            Reflexionemos, pues, sobre qué nos piden nuestras autoridades y qué supone el Proyecto Ecocentro.

  

            Sobre todo, piden nuestro compromiso como comunidad educativa para mostrar a toda la sociedad una nueva dimensión del conocimiento ecológico desde la perspectiva conservacionista y medioambiental, una ecología del comportamiento, empezando por  el sitio en que nos desenvolvemos: nuestro Instituto y su entorno. Nuestra vida cotidiana se enriquecerá, sin duda alguna, porque a nuestra tarea diaria vamos a sumar un nuevo estilo de vida que supone la comprensión del medio.

            Primero fue la conquista de la tierra, dominarla en la época más primitiva de los seres humanos; ahora toca salvarla. La Filosofía de la Naturaleza nos proporciona una nueva revisión del pensamiento económico y los modelos de producción que conocemos. Nos aclara en qué consiste el desarrollo y,  por tanto, cuándo realmente es sostenible.  El problema del medio ambiente significa un desafío de supervivencia para la humanidad que se ha adentrado el siglo XXI.  Es evidente que el asunto se ha puesto serio y tenemos que actuar. 

Se nos pide una nueva actuación del ser humano sobre la tierra y una nueva relación íntima con ella. El Proyecto Ecocentro sugiere que lo expresemos desde nuestra comunidad de conocimiento, desde este Instituto La Serena. Tenemos que demostrar que eso es lo que siempre nos ha pedido el corazón y que será agradable actuar de tal manera que las consecuencias de nuestras acciones, en la vida cotidiana, sean compatibles con una vida intensa y genuina en la tierra.

Las ciencias y la tecnología se utilizan para resolver los problemas ambientales; nuestros científicos y nuestras autoridades están en la tarea, pero no pueden sin nosotros; se necesita todo el arsenal de conocimientos y a toda la gente para esta empresa. Es realmente emocionante descubrir que la definición de hogar se extiende mucho más allá de los límites de la casa, de nuestro instituto, de Castuera…

Para que todos estemos juntos en la resolución de este grave problema es imprescindible un cambio en  nuestro estilo de vida, una educación ecológica que presente en sociedad a nuestros jóvenes como estudiantes, solidarios, tolerantes, educados, trabajadores y responsables con su entorno. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar